Crítica: Chloe

Posted on 14 December 2010 by

0



El armenio Atom Egoyan (‘El viaje de Felicia’, 1999) adapta la francesa Natalie (Anne Fontaine, 2004) en su último trabajo americano hasta la fecha: Chloe. Existe un riesgo grande al dirigir un remake de una obra europea tan cercana en el tiempo pero Egoyan sale bien parado. La delicadeza de los movimientos de cámara, el preciosismo de la elección de los planos -hay que fijarse en los detalles como dice la propia Chloe (Amanda Seyfried) en la película-, las esferas que logra desarrollar y la dirección de actores son de maestro. Todo acompañado por una sublime banda sonora compuesta por Mychael Danna.

Su película consigue transmitir lo tórrido del deseo sexual a la vez que lo frío del encuentro de almas solitarias necesitadas de hallar en sexo ajeno un punto de fuga al vacío afectivo. El flirteo de David (Liam Neeson) con una de sus alumnas, la frívola conversación que mantienen las amigas de Catherine (Julianne Moore), el comportamiento de Frank (R. H. Thompson) y su amante durante la cena, el mundo en el que se mueve la propia Chloe… La historia orbita en el terreno de la sexualidad. En esa pomposa ambientación, los planos a través del cristal de la ducha o de la ventana de la clínica de Catherine (chapeau a la fotografía de Paul Sarossy) aportan frialdad y distanciamiento. El terreno es además ambiguo.

Si en Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick, 1999) Alice y William Harford se descomponían como pareja debido a fantasías basadas en lo que no fue, aquí las elucubraciones se vuelven contra la doctora Stewart hasta convertirse en realidad. La infidelidad es solo un mecanismo para llegar a la inalcanzable persona amada. El matrimonio Stewart sufre de rutina e incomunicación. Chloe hace primero de bypass afectivo-sexual (lo más impresionante de la obra) entre ambos y después de catalizador conyugal involuntario.

Chloe, ese personaje embriagador y misterioso. Ese personaje turbador con forma de magnética prostituta de alto standing para la cual importa tanto el cómo se hacen las cosas en la cama como el saber describirlas detalladamente. Chloe además de dominar el arte sexual domina también el de la palabra. Catherine encuentra el sustituto al sexo con su marido David en la narración detallada de los encuentros de Chloe con el mismo. Obsceno, ¿verdad? Excepcional la interpretación de Amanda Seyfield al igual que la de Julianne Moore. Mencionar que Liam Neeson, desdibujado, perdió a su mujer durante el rodaje.

Se compara la película con Atracción Fatal (Adrian Lyne, 1987) o Instinto Básico (Paul Verhoeven, 1992) pero yo creo que no están a la altura. La cinta dirigida por Egoyan y escrita por Erin Cressida Wilson definitivamente habla sobre cuan egoístas podemos ser cuando nos encontramos desesperados y lo fácil, y a la vez involuntario, que en ocasiones se utiliza a la gente que se tiene alrededor. Si quieren ver cine de verdad y ser tratados como adultos, esta es su película.

Mychael Danna ‘Chardonnay’ (Chloe Soundtrack)

Advertisements
Tagged:
Posted in: Artículo
Be the first to start a conversation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s